El ingeniero!

¿Amor que, te olvidaste otra vez?
¿De qué, Ale?
-¡Hoy cumplimos 5 años de casados!
Pe… pe… pero, ¿cómo me voy a olvidar de eso?
– Quiero que me lleves a cenar, a ver un buen
espectáculo y a bailar.
-¡Justamente eso era lo que tenía planeado!
Bueno, quiero que me lleves al Exxxes (Reconocido Table
Dance en la Cd. de México)
Quéeee? ¿Estás loca? ¡Eso es un antro!
¡Quiero que me lleves ahí y punto!

 

Y fueron…

 

Apenas llegaron, el valet dijo:
– Buenas, ¿cómo le va Ingeniero? ¡Qué bueno verlo otra vez!
La mujer saltó sorprendida:
-¿Qué dice éste? Dijo que qué bueno verte otra vez.
¿Has venido?
¿Yo? ¿Pero estás loca? ¿A este pinché antro?
Le dicen a todos lo mismo.
Estos lugares son así.
Llegaron con el portero:
– Ingeniero Perea… ¡Qué gusto!
– Te dijo Ing. Perea… ¡Te conoce!
– ¿Ehhh?… Y cómo no me va a conocer, si este tipo
trabaja en el edificio de mi oficina. Es el electricista del edificio
Ya adentro, los recibió Alex, el gerente:
– ¡Como esta Ing. Perea ! ¿La mejor mesa, como
siempre, verdad?
-¿Este cabrón también es electricista en tu oficina
Armando? ¡Te voy a matar!
– No… ehh… no, este señor me conoce porque es el
que me vendió la camioneta Explorer que te compre.
– Armando, me estás….
En ese momento apareció la vendedora de cigarrillos:
– ¡Mi Reeeeeeeeyy! ¿Te doy tu Cohiba? …
La cigarrera se puso el habano entre los pechos:
-¡Méteme la manita, mi amor, y saca tu habanito!
Alejandra estaba a punto de matar a su marido cuando se
apagaron las luces, el Ingeniero Armando Perea y su mujer se sentaron y
empezó el espectáculo.
Apareció una mujer súper sensacional que empezó a hacer un strip-tease
espeluznante.
Cuando se quedó solo con la tanguita se acercó a la mesa de Armando y,
mimosísima, preguntó a toda la concurrencia:
– Y ahora, ¿quien me va a sacar la tanguita?
Todos los presentes gritaron a coro:

 

-¡Se ve, se siente, Perea con los dientes! ¡Se ve, se siente, Perea con
los dientes!
Alejandra no aguantó más. Salió corriendo y se metió en un taxi.

 

Armando la siguió dentro del vehículo.

 

La mujer empezó a pegarle y trató de arrojarlo fuera.
-¡Eres el hijo de puta más grande de toda la historia!

 

Alejandra se sacó un zapato e histérica, comenzó a
pegarle en la cabeza y a gritarle groserías.

 

El taxista se dio la vuelta y dijo:
– Mire que hemos llevado putas locas, Don Armando…
¡Pero, como esta pinche, vieja, ¡¡¡Ninguna!!!!

=-=-=-=-=
Powered by Bilbo Blogger

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: